LIMA, Lunes 21 de Mayo del 2012

    Nuevo proyecto mejorará la conexión de Internet en los aviones

    Lima, 16/5/2012 Estar conectado a Internet se ha vuelto algo necesario para el común de las personas. Con el auge de los teléfonos inteligentes, se torna casi imposible estar desconectado del mundo. Excepto en algunas inevitables ocasiones, como cuando se viaja en avión por ejemplo.

    La gratificante experiencia de volar se vuelve en muchos casos incómoda al estar incomunicado por varias horas. Si bien es cierto, algunas compañias cuentan con ''Wi-Fi a bordo'' en sus vuelos, pero esta es muy lenta y su costo es muy elevado. A los más desesperados no les queda mas opción que agachar la cabeza y sacar la billetera.

    Sin embargo, esto puede estar por acabar.

    Según información de la BBC, un reciente acuerdo entre la compañía británica de satélites de telecomunicaciones Inmarsat y uno de los proveedores más grandes de aviación mundial con sede en EE.UU., Honeyweell, podrían ayudar a dar un impulso a la conectividad en los vuelos.

    El proyecto llamado Global Xpress, proporcionará una cobertura mundial y hará el Wi-fi a bordo rápido, barato, fiable y disponible en cualquier tipo de vuelo.

    TIPOS DE CONEXIÓNExisten dos tipos de conexión que permiten a las compañias tener internet a bordo de los aviones. La que utiliza estaciones de telefonía en la tierra y la que obtiene señal de los satélites.

    La primera viene siendo la que más se usa por las aereolíneas, pero esta tiene muchos problemas principalmente por su lentitud y la poca capacidad para vuelos de largo recorrido.

    El proyecto Global Xpress propone la segunda alternativa.

    “Tendremos tres satélites (...) Estas altas frecuencias permitirán comunicaciones de banda ancha reales hacia y desde un avión, mayor velocidad y precios más accesibles, lo que creemos encaja con las expectativas del mercado”, dijo Leo Mondale de Inmarsat al medio internacional.

    El socio de la empresa en el acuerdo, Honeywell, va a desarrollar el hardware a bordo para la red Global Xpress, como antenas para enviar y recibir señales de satélite.

    “A medida que los pasajeros se acostumbren a estar conectados a 35.000 pies, no sólo esperan conectividad sino una buena conectividad que permita utilizar una multitud de aplicaciones habilitadas para internet”, dijo Carl Espósito de Honeywell.

    “Eso haría que conectarse en un avión sea tan fácil como en un Starbucks“ concluyó. Fuente: Diario El Comercio

Twitter

Últimas Noticias